Please reload

Recent Posts

¿Sabías que la familia Liparidae esta compuesta por especies que habitan en la costa como la babosa centollera (Careproctus pallidus) y peces que pued...

April 13, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

Peces del Archipiélago Cabo de Hornos

January 10, 2017

Texto y fotos: Mathias Hüne, Fundación Ictiológica

 

La ictiofauna litoral del extremo sur de los canales y fiordos de Chile (54ºS-56ºS) esta compuesta por peces endémicos para esta zona y especies de latitudes menores (Fig. 1, Tabla 1). A continuación, se caracteriza el ambiente donde habitan los peces litorales (inter y sublitorales), entregando información de las especies características para cada sector.

Figura 1. Mapa geográfico del Archipiélago de Cabo de Hornos.

 

Peces de la zona intermareal

Corresponde al sector de la costa que se extiende entre la línea de baja marea y la zona que queda cubierta de agua durante las mareas altas. Siendo este un sector de grandes variaciones ambientales, como temperatura, salinidad, luz y humedad. Estos cambios se intensifican con el paso de la estaciones, dominando solo las especies adaptadas a este riguroso ambiente. Sin embargo, las pozas de marea que se encuentran dentro de estos márgenes, exhiben una rica diversidad de peces. Los que utilizan como hábitats las cuevas formadas por las piedras existentes dentro de las pozas. Este ambiente impide la exposición a la desecación, causada por los fuertes vientos característicos de estas costas. Asimismo, durante el invierno, el frío es un riesgo potencial y en muchos caso deben soportar temperaturas cercanas al punto de congelación.

 

Uno de los peces más abundantes del intermareal del Archipiélago Cabo de Hornos es el “Pillador espinudo” (Harpagifer bispinis) (Fig. 2) nombre que hace relación a las fuertes espinas presentes en la zona de la cabeza.

Figura 2. Los colores del “Pillador espinudo” son muy diversos, posiblemente utilizado por este pez para mimetizarse con el entorno, como se aprecia en el ejemplar de la fotografía.

 

Estos pequeños peces (llegan a medir hasta 8 cm) presentan proteínas anticongelantes que previenen la congelación de la sangre durante el riguroso invierno. Además, tienen la capacidad de soportar una amplia variación en la salinidad. Habitando en pozas expuestas al flujo de agua dulce provenientes de las lluvias y pequeños arroyos. Otro pez abundante en el intermareal es el Colde o pescado de piedra (Patagonotothen cornucola) (Fig. 3) que llega a medir hasta 13 cm.

Figura 3. Los pescados de piedra se caracterizan por ser peces muy curiosos, permitiendo a los buceadores acercarse a pocos centímetros de ellos.

 

Estos peces formaban parte de la dieta de los habitantes canoeros que poblaron los canales que lo llamaban “Oumouch”. Los estadios juveniles del zoarcido Austrolycus depressiceps (Fig. 4), conocido por los pescadores por el nombre de “Currembo”, frecuentan estos ambiente. En raras ocasiones, se han encontrado ejemplares adultos de 30 cm habitando las pozas intermareales, protegidos por grandes piedras que utilizan de refugio.

Figura 4. Un “Currembo” nos observa desde su refugio entre las piedras. De hábitos nocturnos, estos peces dejan las grietas que les proporcionan protección, para alimentarse durante la noche de peces e invertebrados.

 

Peces de la zona sublitoral superior

Este sector se extiende desde el termino de la zona intermareal hasta los 40 m de profundidad. Teniendo como limite el punto hasta donde se desarrollan los bosques de macroalgas, principalmente huiros (Macrocystis pyrifera) que forman verdaderos bosques submarinos. Estos bosques, sumado a la gran cantidad de rocas presentes, forman refugio y alimento para una alta diversidad de peces y invertebrados. A causa de su relativo acceso, esta zona a sido históricamente utilizada por los buzos artesanales para extraer organismos de interés comercial como el erizo, centollas y algas (Fig. 5).

Figura 5. Es común encontrar centollas (Lithodes santolla) sobre frondas de huiros en el canal Beagle.

 

Uno de los peces más comunes del sublitoral superior del Archipiélago Cabo de Hornos es el pez piedra (Patagonotothen tessellata) (Fig. 6) que llega a medir hasta 28 cm. Estos peces suelen nadar a media agua formando pequeños cardúmenes en los bosques de algas.

Figura 6. Un “pescado de piedra” (P. tessellata) nada impulsado por sus aletas pectorales. Si bien estos peces carecen de vejiga natatoria, han logrado modificar su flotabilidad, mediante una reducción en la calcificación de sus huesos y mayores depósitos de lípidos.

 

Además, estos peces cuando habitan en fondos de arena, presentan el singular comportamiento de enterrarse dejando solo la cabeza al descubierto (Fig. 7), permitiéndoles capturar a sus presas por el método de “emboscada”. Por otro lado, el pez piedra (Patagonotothen squamiceps) suele vivir asociado a los “estipes” y “láminas” del huiro, logrando un completo mimetismo con el alga, presentando el color pardo amarillento que los caracteriza (Fig. 8). Otro pez que vive en estos bosques es el “Dormilón” (Cottoperca trigloides) (Fig. 9). Normalmente, los adultos miden entre 30 y 40 cm de longitud, sin embargo, los individuos más grandes pueden llegar a superar los 80 cm. Este pez fue capturado para la alimentación por los canoeros que habitaron los canales, quienes lo llamaban “Yakouroum”. Al igual que el “Dormilón”, la “Brotula” (Salilota australis) fue un pez importante para la subsistencia humana en los canales. De hábitos nocturnos, suelen vivir durante el día en las cuevas formadas por las rocas del sublitoral (Fig. 10). Cabe destacar, la presencia ocasional de la “Sardina fuegina” (Sprattus fuegensis) (Fig. 11), también conocida como “Ilas” por los primeros habitantes de los canales. Estos peces que forman importantes cardúmenes, llegan a los bosques de algas a causa de las “varazones”, siendo consumidos por otros peces y invertebrados que allí habitan.

 

Figura 7. Un “pescado de piedra” utiliza la arena para mantenerse protegido de depredadores y/o capturar a alguna presa.

 

Figura 8. Es habitual observar al “pez de piedra” (P. squamiceps) mimetizado con su característico color ocre entre los estipes del huiro.

 

Figura 9. Los “dormilones” hacen honor a su nombre, siendo posible acercarse a pocos centímetros de estos peces, sin que ellos se sientan perturbados por la presencia de los buzos.

 

Figura 10. Un grupo de “brotulas” nadan entre las grietas formadas por las rocas de la zona sublitoral superior.

 

Figura 11. La “Sardina fuegina” forma densos cardúmenes en los canales del Archipiélago de Cabo de Hornos

 

Parte de este texto y fotografías, fue incluido en el Capitulo: Ecología del Archipiélago Fueguino del Atlas Temático Divulgativo de Isla Navarino y sus Alrededores, Universidad de Magallanes, Punta Arenas.

 

 

Artículos destacados:

  • Moreno C, F Jara (1984) Ecological studies on fish fauna associated with Macrocystis pyrifera belts in the south Fueguian Islands, Chile. Mar. Ecol. Prog. Ser. Vol. 15: 99-107.

  • Reyes P, Hüne M (2012) Peces del sur de Chile. Ocho Libros Editores, Santiago. 500 p.

  • Davis E, Murcia S, Anderson C. (2013) Atlas Temático Divulgativo de Isla Navarino y sus Alrededores. Universidad de Magallanes, Punta Arenas. 100 p.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square